¿Cómo cuidar mis zapatos?

Con el objetivo que tus zapatos se mantengan en muy buen estado a pesar del paso del tiempo, es de gran importancia que hagas uso correcto de los implementos que te obsequiamos y te hacemos llegar cuando compras en nuestra tienda:

Calzador*: es importante que cada vez que uses tus zapatos hagas uso del calzador, ya que éste evita la deformación del talón y protege el forro de una excesiva fricción.

Paño de limpieza*: debes usarlo seco para remover el polvo y rastros de suciedad después de cada uso, en caso de manchas tenues humedece ligeramente el paño y frota suavemente.

Producto de limpieza*: dependiendo del tipo de cuero del zapato que compraste, te llegará un producto para para limpiarlo, ten en cuenta leer con atención las instrucciones previo al uso.

Armadores: son las estructuras plásticas que encontrarás dentro de cada zapato, es importante que después de cada uso las introduzcas nuevamente y así evites deformaciones.

Bolsa de tela: te aconsejamos desechar las bolsas plásticas, ya que éstas evitan que el cuero transpire correctamente y en su lugar usar únicamente la bolsa de tela, ya que por su material suave protegerás tus zapatos de raspones o ralladuras. Antes de guardarlos, ten en cuenta que tus zapatos no estén mojados, hayan recuperado su temperatura normal y los hayas sacudido para eliminar el exceso de suciedad de las suelas.

*Estos obsequios te llegarán únicamente con tu primera compra, excluyendo sandalias

Cuidados generales

● No expongas tus zapatos a temperaturas extremas, detergentes, ácidos o solventes.
● Límpialos de manera periódica siguiendo las instrucciones según el tipo de cuero.
● Guarda tus zapatos evitando que queden amontonados, elige un un lugar seco donde no se expongan directamente a la luz solar.
● Déjalos descansar, no uses tus zapatos dos días seguidos.
● Si tus zapatos son de cordón siempre debes desamarrarlos cuando te los vayas a poner y a quitar. Al momento de la limpieza, retira los cordones para evitar que se manchen y realizar un mejor trabajo.
● En caso que tus zapatos se hayan mojado, retira el exceso de agua con una toalla, ponles los armadores y déjalos secar al aire libre sin exponerlos al rayo directo del sol, nunca uses una fuente de calor.


Subir